Agua envasada en botellones Pura y segura en La Plata

La utilización de procesos automáticos y exigen condiciones de higiene y de excelencia, que permiten garantizar la calidad y la confiabilidad. 

 

agu pura

 

  
Nuestra agua
Tratada  fisica quimica y bacteriologimante

 

  • Filtro de profundidad
    Filtrado a travez de lecho de grava y arena de distintas granulometrías para particulas en suspensión.
  • Purificador carbón activo
    Retine cloro, olores y otras sustancias contaminantes como los hidrocarburos
  • Osmosis Inversa
    Ajusta el nivel de sales minerales,elimina cualquier exceso, de acuerdo con el código alimentario
image
  • Ozononizaciíon 
    Tratamiento con ozono (O3) enérgica acción bactericida y viricida. eliminia contaminantes sin residuos.
  • Carbonatado
    con dióxido de carbono, en caso de las sodas, aportandole efervesencia y actuando conjuntamente con el ozono.
  • Envasado
    Automático en envases previamente higienizados y desinfectados, y cubiertos con un protector plástico termosellado.
La utilizacion de procesos automáticos y exigen condiciones de higiene y de excelencia, que permiten garantizar la calidad y la confiabilidad.

Tratamiento Físico:
En nuestra planta, el primer punto del tratamiento del agua, lo constituye un filtro de profundidad, con lechos do arenas de distintas granulometrías, donde quedan retenidas todas las partículas en suspensión que pueda arrastrar el agua.
El segundo punto es un purificador a carbón activo, donde queda retenido el cloro, y otras sustancias contaminantes como los hidrocarburos.


Tratamiento Químico:
En esta etapa se ajusta el nivel de sales minerales naturalmente presentes en el agua, a fin de armonizarlas con los valores establecidos por el Código Alimentario Argentino. Esta operación permite eliminar cualquier exceso - en caso que lo hubiere- (ej: nitratos, arsénicos, dureza, flúor, hierro, manganeso, etc.)
Se utiliza para dicho fin, Osmosis Inversa

Tratamiento Bacteriológico:
Esta etapa final de purificación del agua, permite eliminar toda presencia microbiológica y generar condiciones que impidan toda recontaminación posterior.
Para ello se utiliza fundamentalmente Ozono (O3), de enérgica acción bactericida y viricida, que supera notablemente el desempeño de los bactericidas clásicos (ej: cloro), sin los cuestionamientos que éstos tienen:
no aporta sabores ni olores extraños (y si los hay, los elimina)
no genera sustancias potencialmente tóxicas
no deja residuos químicos en el agua (se transforma en oxígeno)
es el más rápido y efectivo de los bactericidas conocidos.
Completado el tratamiento del agua, se procede a la elaboración de la soda propiamente dicha, mediante la carbonatación de agua con dióxido de carbono (CO2), que le confiere la efervescencia típica de este producto.
Finalmente, el producto es envasado en sifones previamente higienizados y desinfectados, los cuales son posteriormente cubiertos con un protector plástico termosellado en la cabeza del envase, asegurando así la higiene y la inviolabilidad hasta el momento mismo del consumo.

Todos los envases son rigurosamente controlados antes de ser liberados para su consumo.